Ir a la página de inicio
Online desde 2003
CAMBIOS
La jugadora de la Real Ane Bergara sustituye a Ana Buceta en la convocatoria para la próxima semana de España en Las Rozas
lunes,18 de junio de 2012
La nueva savia del fútbol femenino
Ayer se disputaron en el campus universitario un total de doce partidos de la II Women's Cup Ciudad de Badajoz
Manuel García Garrido (Hoy.es)

   Hay cantera y de quilates. La futuras promesas del fútbol femenino expusieron sobre el césped artificial del campus universitario de Badajoz sus credenciales y ofrecieron una ambiciosa tesis balompédica, ante un tribunal entregado a la calidad, deportividad y competitividad de las participantes ayer en la primera jornada del II Torneo Internacional Women´s Cup Ciudad de Badajoz.

El toque, la movilidad, la exquisitez, el desborde, la continua apuesta ofensiva... es el germen que brota en esta nueva generación, inoculada por sus entrenadores desde la base, para proporcionar savia nueva, pero con una misma raíz.

Les falta algo de picardía, aprender a dosificar sus recursos físicos, desarrollo muscular, altura, dominar los tempos, paciencia y todas esas virtudes que otorga la experiencia, pero desbordan ganas, ilusión, valentía y mucho pundonor, fruto de su bisoñez. Los cimientos se consolidan.

La jornada de ayer fue maratoniana, desde las 11.00 hasta aproximadamente las 15.00 horas hubo sesión ininterrumpida de fútbol con un total de 12 partidos. Y no estuvo exenta de emoción. Esas dosis las puso el equipo organizador, el Santa Teresa, en el grupo A, que selló su pase a las semifinales de hoy con un gol en el último minuto ante el Navega salmantino, que ganaba 1-0 y le valía para clasificarse. El Atlético de Madrid finalizó primero en este grupo, tras apabullar a sus rivales. En el grupo B, el Sevilla y el Sporting de Huelva pasaron a la siguiente ronda.

El calor fue ubicuo durante la mañana, no dio tregua, fue un invitado incómodo, que convirtió la cerveza en el antídoto más deseado por los familiares de las jugadoras. En la grada, onubenses y sevillanos fueron los más ruidosos, megáfonos, tambores rocieros, bufandas, banderas, camisetas... vinieron completamente engalanados para apoyar a los suyos. Los fandangos se sucedían como banda sonora del gol.

No faltaron incondicionales del Diocesano, que portaron también sus emblemas; del Extremadura, en menor número y, por supuesto, de las anfitrionas, el Santa Teresa. Bailes regionales, interpretación de los himnos de España, Portugal y el de Extremadura, este último cantado por las voces del coro de la Universidad de Mayores, desfile con las banderas... no le faltó de nada a la organización del torneo que funcionó a la perfección.


Destellos de calidad
Hubo destellos. Y muchos. Jugadoras con desparpajo y personalidad que brillaron. Lydia Muñoz, la portera del Diocesano, con su agilidad, juego fuera de palos, velocidad de salida y firmeza en los mano a mano recordaba al mítico arquero mexicano Jorge Campos. La zancada de María Jiménez, del Santa Teresa, fue una de las claves del equipo pacense en todo el torneo. Incisiva, tenaz y con hermetismo en sus botas, que dificultaba arrebatarle el balón, fueron las cualidades que la convirtieron en una de las revelaciones.

El Extremadura se atrevió a ejecutar la estrategia y sorprendió con disparos directos desde el centro del campo. Mientras que Eva Arrue fue un auténtico muro en el Navega. La guardameta salmantina sostuvo con sus múltiples paradas a las suyas hasta el final, con una colocación inmejorable, reflejos y buenas manos en el blocaje, un punto por encima del resto de sus compañeras.

En el Sporting de Huelva destacaron todas, el filial del conjunto onubense que milita en Primera División tiene el relevo asegurado. No hay estrellas, de momento, pero son disciplinadas tácticamente y apenas cometieron errores. La zaga fue la única capaz de secar a un profuso y efectivo ataque del Sevilla. Además, en la finalización, cuentan con Andrea Garrido, que es una garantía.

Las hispalenses dieron espectáculo. La genética sevillista se pudo atisbar en el incisivo juego por las bandas, marca de la casa. Mª Carmen Íñiguez parecía llevar un paracaídas más que una camiseta, era menuda pero su estela fue omnipresente en su vuelo constante por el carril diestro tanto en ataque como en defensa. María López fue un puñal trazando diagonales, con recursos inagotables, desborde, regate y disparo de media distancia. Tuvo una aliada de lujo con Yamila Ruiz, con la que se asoció a la perfección y demostraron ser un tándem interesante y atroz para las zagas rivales.

Las colchoneras estuvieron en un escalón superior, además de contar con mayor profundidad de banquillo, indispensable para la exigente jornada con tantos encuentros. Dominaron todas las facetas y carecieron de fisuras. Establecieron el tempo del choque, condujeron en la medular y abrieron el campo para desgastar a las contrarias. Todo un dispendio de recursos que desesperaron al Navega, Extremadura y Santa Teresa, equipos que sufrieron su gran preparación. Balance: 19 goles a favor y ninguno en contra. La polivalencia de Sandra Calvo fue todo un baluarte, recuperadora, llegadora, fuerte y con clase, fue la piedra angular.

Pese a la corta edad, marcan con criterio las jugadas en los saques de esquina, realizan despejes a los costados en los balones colgados al área, consignas básicas y lecciones que ya han automatizado.

Pero sin olvidar que aún son niñas. Unas hicieron el cangrejo, otras un paso de ballet, otras imitan a sus mayores y lo celebran con integrantes del banquillo... se divirtieron.

No hubo lesiones graves, algún balonazo y un poco de hielo en tobillos contusionados. La mayor bronca, un despiste de una jugadora del Santa Teresa que no se percató de que una rival yacía lesionada en el suelo y fue advertida con vehemencia por su propio técnico. Juego limpio como el primer mandamiento del deporte.
¿te apetece decir algo sobre esta noticia?

Nombre: Correo Electronico:

Comenta:

Acepta aqui las condiciones y

Latidos de Futbolista
© 2014 FutFem.com - Contacto: info@futfem.com